Las finales hay que ganarlas

By | mayo 12, 2010

Hoy es el gran día para la afición atlética, muy pocos recuerdan ya el último torneo europeo ganado, la Recopa del 62, el imaginario rojiblanco se ha alimentado hasta ahora de leyendas como “la casi” o de la Intercontinental (esto si que es un título real) derivada de aquella final de copa de Europa, un palmarés muy pequeño para un club del potencial madrileño. Hoy es el día en que se puede cambiar esta tendencia consiguiendo un título importante, que devuelva el nombre de Atlético de Madrid al panorama europeo.

Hay que desterrar por completo el apelativo de “el pupas”,  quitarse los complejos y dejar de parecer un club perdedor. Si se quiere volver a ser el tercer equipo de España, hay que hacerlo ganando y si puede ser, convenciendo. La oportunidad que el club esperaba para salir del ostracismo es buena porque el equipo que hay enfrente es muy respetable pero vencible.

Poco inportará a los aficionados atléticos pero hoy se pone en juego el dudoso honor de cúal de las dos principales ligas europeas gana un título esta temporada, la Champions ha sido un fiasco para ambas ligas que iban de favoritas totales y se han quedado en el camino, la Europa League va a ser la reválida y aunque no se decida aquí cual de las dos ligas es más potente si que vá a ser un dato que quede para el recuerdo y un título a sumar en la competencia entre países.

Sobre el tapete dos equipos históricos aunque con papeles muy diferentes en sus respectivas naciones, mientras que el Atleti es uno de los grandes de España, aunque esté en horas bajas desde hace bastantes temporadas, el Fulham, por su parte, es uno de los equipos pequeños de la gran ciudad que es Londres, siempre a la sombra de sus hermanos poderosos, esta final supondrá para ambos un hito histórico, sobre todo si la ganan, claro. Deportivamente se puede decir que el partido es bastante igualado, el Atleti tiene más pegada pero el Fulham viene a ser un equipo más compacto así que para ambos será complicado tener el dominio del partido, la moral está por las nubes y la capacidad de lucha ha quedado más que demostrada a lo largo de la competición.

Esperemos que para el Atleti la final de Hamburgo sea el comienzo de una nueva época de esplendor que alimente su nueva leyenda, la de un club ganador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *