Y se acabó el purgatorio

By | mayo 13, 2010

Hace diez años y seis días, el Atlético de Madrid consumaba matemáticamente su descenso a segunda división en el Carlos Tartiere, tras un estéril empate a 2. Ese 7 de mayo, el Atlético descendía a los infiernos donde ni siquiera su presupuesto y prestigio le valieron para recuperar la división de honor al primer intento. Una vez en primera, comenzó el purgatorio rojiblanco con situaciones de todo tipo. En lo deportivo, nombres como Álvaro Novo, García Calvo, Hibic, Jorge Larena, Rodrigo Fabri, Pato Sosa, Emerson, Musampa, Velasco, Paunovic, Kezman, César Ferrando o Carlos Bianchi ilustran mejor que cualquier palabra lo difícil que ha sido para el Atlético recuperar lo que hace no tanto tiempo fueron.

Ayer era el día para superar estos 10 años de mediocridad. Había confianza en los once hombres que a la postre levantarían el título. Desde De Gea, la mayor sensación de la cantera rojiblanca desde la irrupción de Fernando Torres, hasta Forlán y Agüero, una de las delanteras más letales de Europa; liderados por un sobrio Quique Sánchez Flores. El Atlético recogió sin ningún miedo el papel de favorito y desde el pitido inicial envidó a la grande y se fue a por el partido, mientras que el Fulham inglés sacaba un rendimiento extraordinario de su única arma, el juego de espaldas de Zamora. En el Atlético, un Forlán hipermotivado avisaba en el minuto 11 de su peligro con un balón al poste. En el 31, perforaba las redes británicas en una jugada para la polémica. Poco duró la alegría colchonera cuando en la única jugada del partido en la que Zamora consiguió girarse, el Fulham conseguía un premio excesivo para sus merecimientos. 1-1 y todo como al principio.

Los fantasmas del Pupas se paseaban libremente en la imaginación de todos los atléticos, a excepción de 13.000 héroes que podrán contar a sus hijos en primera persona por qué son del Atleti. El apoyo infatigable desde la grada ayudó al Atlético a no perder la concentración en una segunda parte con poquísimo fútbol. Pitido final, y comienza una prórroga en la que el conjunto rojiblanco se veía más entero que los londinenses. De Gea salvador, Domínguez líder, Raúl García motor, Jurado revulsivo… Y el Kun y Forlán. El argentino empleó sus últimas fuerzas en salvar un balón imposible tras una carrera de 40 metros y ponerla al primer poste. El uruguayo sabía cómo había que hacerlo. Minuto 116. Éxtasis rojiblanco. El paraíso en Hamburgo. Antonio López levantó la copa al cielo, agradeciendo a Dios el final del purgatorio colchonero.

PD: Y qué rara se hizo la ausencia de la voz de Paco González en un día como ayer. Esperemos que vuelva el mejor en lo suyo.

6 thoughts on “Y se acabó el purgatorio

  1. Alberto

    Espero que sea un punto de inflexión para el equipo, ahora que ya se siente ganador el año que viene debería de ir a por los objetivos con más descaro del habitual.

  2. Alber M.G.

    Puede que el hecho de ganar un título le haga sentirse a la plantilla importante y válida, que recuperen confianza y se vean como ganadores. Es muy importante verse capaz de ganar un título tantos años después.

  3. Alberto

    ¿Alguien se acuerda de memoria del capitán que levantó esa última copa del rey?

  4. Miguel Post author

    Debe ser o Solozábal o Toni Muñoz, los veteranos de aquella plantilla…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *